Máscaras de tratamiento

Máscaras de hidratación (H): Contienen glicerina, agua, extractos de frutas, plantas o aloe vera. Ayudan a reponer el agua de las hebras y aportan brillo y suavidad. No aportan peso ni grasa. Las porosidades bajas requieren con más frecuencia de este tipo de máscaras (cabellos sanos, suaves, con brillo, que no necesitan aplicar mucho producto y se saturan fácilmente con los productos, tienen poco frizz).

Máscaras de nutrición (N): Contienen aceites y mantecas. Le devuelven la humectación/lubricación a las hebras, disminuyen el frizz, desenredan y aportan brillo. Las porosidades medias (cabellos ni muy suaves ni muy resecos) y altas (cabellos tratados químicamente, cabellos en transición, cabellos con mucho frizz, muy secos y/o que no retienen la hidratación) requieren de estas máscaras con más frecuencia.  

Máscaras de reparación (R): Contienen proteína hidrolizada y/o colágeno. Ayudan a reparar las hebras maltratadas por procedimientos químicos, exceso de herramientas de calor o factores ambientales (sol, etc.). Brindan elasticidad y dan fuerza al cabello. Las porosidades altas las requieren con más frecuencia. 

Ejemplo de un mes de cronograma capilar (de 1 máscara a la semana):

Porosidad baja: H - H - N - H

Porosidad media: N - N o H - N - R

Porosidad alta: N - R - N - R